blogak

Botxotik Ziberespaziora

Noa Cliff (con Iker Lauroba), el mar donde yo nadaba

Último viernes de abril; otro viernes confinado a la espera de esa desescalada, de esa "nueva normalidad". Pero no perdamos las buenas costumbres y vayamos con música en este txoko.

Te hablaba esta semana de sorpresas positivas y otras no tanto en el mundillo musical en el que más o menos me muevo (y que controlan, seguro). Y en esta época en que Internet también supone otro balcón al mundo exterior encuentras en ocasiones nuevos artistas; éste ha sido el caso de Noa Cliff.

Pese al nombre, estamos hablando de una plentziarra que, aunque lleva toda la vida acompañada por la música, hace unos tres años se lanzó a componer e interpretar sus temas en público y tras una campaña de crowdfunding en noviembre de 2019 lanzó su disco "El Mapa". En su perfil tuitero aparece que canta y cuenta, cuenta y canta; una de sus máximas es "los sueños no caducan".

El tema que hoy te traigo forma parte de él si bien había salido como single en febrero de 2018. Iker Lauroba la acompaña en la versión recogida en el disco. No es la única de las colaboraciones; también ha participado, por ejemplo, Gaudea.

Esto nos ha contado Noa de la canción:
Este tema nada el punto de inflexión de una ruptura, cuando una de las partes ya no contesta a un "Te quiero" y sin embargo la otra parte no puede callárselo y guardarlo en algún lugar lejano de su corazón.  "El mar donde yo nadaba" se convierte en una dulce despedida. Un tema tanto contado como cantado que te hará buscar el los recuerdos. Es un tema delicado lleno de matices, tanto musicales como vocales, donde el juego de voces con Iker Lauroba le dan un calor muy diferente a la historia de esta ruptura sentimental, que hacen de ella una balada agridulce.

Se me ha escapado un "te quiero", 
tu ya no me dices nada. 
Tan solo queda ese eco 
que me amarga las entrañas. 

Ha quedado todo dicho 
este silencio habla más, 
habla más que calla. 
Los segundos convertidos 
en puñales que se clavan, 
entre el pecho y la espalda. 

¿Cómo callo lo que siento? 
¿Cómo guardo los recuerdos
en las cajas de cartón? 
¿Cómo abandono este momento? 
Que se lo lleve lejos el viento 
hacia aquel último vagón, 
en aquella vieja estación. 

En esos ojos verde agua 
vuelvo a acordarme de las mañanas. 
Cuánto cuesta darme cuenta, 
ya no es el mar donde yo nadaba. 

Y este corazón pequeño, 
que no miente, que no engaña, 
que no miente, que no engaña. 
Aún echándote de menos, 
aunque no me tengas ganas, 
aunque mi vida se acaba. 

¿Cómo callo lo que siento? 
¿Cómo guardo los recuerdos
en las cajas de cartón? 
¿Cómo abandono este momento? 
Que se lo lleve lejos el viento 
hacia aquel último vagón, 
en aquella vieja estación. 

jatorrizkoa ikusi

2013-2020
Blogetan! Blog izarren bila

AZKUE FUNDAZIOA
Agoitz plaza 1, 48015 Bilbo, Bizkaia
Tel. 94 402 80 81 - Faxa. 94 405 24 07